Verduras en mi balcón (huerto urbano)

Bueno, ya se que el título no es muy original, pero refleja la experiencia que quiero compartir en este blog que es el proceso de convertir dos balcones abandonados y grises en unos mini huertos urbanos donde poder plantar y recolectar todo tipo de hortalizas, verduras y hierbas aromáticas, teniendo en cuenta que soy urbanita al 100% ya iremos viendo los resultados.

6.16.2006

24. Mi primera hortaliza. Pulgoneitor. Remodelación del HA (16.06.06)

Están cayendo chuzos de punta, que fuerte, estoy hay que celebrarlo, a parte de que limpia la ciudad, riega mis huertos (bueno y el de los demas) con agua de lluvia (sin cloro). Creo que es la segunda vez que los huertos se riegan con agua de lluvia, para que veais lo poco que llueve por estos lares.

HM: Sigo luchando con los pulgones, esto es la guerra, la verdad es que hay menos que ayer, pero siguen estando, acaso no saben que no son bienvenidos?, tendre que volver a indicarles sutilmente que abandonen el huerto (claro está rociando las zonas afectadas con agua y jabón, si el lunes siguen persistiendo en su actitud, lo que haré será arrancar las hojas que tengan más pulgones y punto en boca, hombre ya. Con todo este lío de los pulgones se me olvidaba lo más importante, MI PRIMERA HORTALIZA, mi primera berenjena, estoy tan contento que algo crezca en este huerto. Por supuesto le he hecho una foto.

HA: Bien, si el otro huerto tira a duras penas (bueno en realidad creo que si que
va tirando pero lentamente, aunque más vale tarde que nunca), este parece que esta moribundo, asi que me he arremangado los pantalones y he decidido hacer algunos cambios, a saber, he cambiado la berenjena de sitio porque no crecía, la he puesto en una maceta algo más grande y la he abonado, he puesto en otra maceta una de las tomateras raquíticas y tambien la he abonado, a ver que pasa, también he separado otro de los planteles de las tomateres, o sea, que ahora tengo dos macetas, cada una con tres plantas de tomates de clases diferentes y dentro de un tiempo (no se cuanto), cortaré a cada una dos de las plantas más débiles. Y aquí a la derecha podéis ver la tomatera raquítica, a ver si soy capaz de recuperarla, no las tengo todas conmigo, pero como la esperanza es lo último que se pierde...

Por otro lado me parece que al eneldo no le gu
sta en absoluto el sitio donde esta plantado, o la compañía que tiene, el caso es que cre o que lo acabaré arrancando y así le dejaré espacio al orégano que parece que si que va avanzando. A que está feo el eneldo, pues lo dicho como no se recupere lo tendré que retirar del huerto.